QUE TODOS TRABAJEN

… Hay que apartarse de todo hermano que viva sin control ni regla, a pesar de las tradiciones que les transmitimos. Ya saben cómo tienen que imitarnos, pues no vivimos sin control ni regla mientras estuvimos entre ustedes…

No pedimos a nadie un pan que no hubiéramos ganado, sino que trabajamos duramente noche y día hasta cansarnos para no ser una carga para ninguno…

Teníamos, por supuesto, el derecho de actuar en otra forma, pero quisimos ser para ustedes un modelo que imitar.

Además, cuando estábamos con ustedes les dijimos claramente: el que no quiera trabajar, que tampoco coma.

…Pero ahora, oímos que hay entre ustedes algunos que viven sin disciplina y no hacen nada, muy ocupados en meterse en todo. A esos requerimos y exhortamos… que trabajen y ganen su propio pan"…

2 – Tesalonicenses 3.8.11